Un foro para dar apoyo al actor irlandés Jonas Armstrong desde España. Totalmente en castellano!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Regístrate en el foro y entérate de todas las novedades sobre este fabuloso actor. Además, podrás compartir con nosotras tus opiniones. Reunámonos fans de Jonas Armstrong!!

Comparte | 
 

 Capítulo 12 (RH)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
VivoDeSueños
Seguidor/a de Jonas
Seguidor/a de Jonas
avatar

Cantidad de envíos : 58
Fecha de inscripción : 29/05/2009
Edad : 27
Localización : Sobre la tumba donde se me declaró

MensajeTema: Capítulo 12 (RH)   Jue Jun 04, 2009 8:19 pm

EL RAPTO DE MARIANA (marian)

Pasaron varios meses hasta que Richard At Lea se restableció del desgaste sufrido en el cautiverio. Su hija y el padre Tuck desempeñaron un papel fundamental en su recuperación. Los años de encierro, en el reducido espacio de la celda, habían provocado en el caballero un debilitamiento tal de sus músculos, que le impedía andar. Poco a poco, gracias al tesón de Mariana y del fraile, Richard At Lea consiguió volver a caminar

Durante su recuperación, el noble caballero fue informado de todos los pormenores que habían arrastrado al hijo de su inolvidable amigo Edward Fitzwalter, así como al resto de las personas que lo respaldaban, a la situación de proscritos en la que se hallaban desde hacía tiempo.

A pesar de sus más profundas convicciones, Richard At Lea comprendió al joven Robin. Tal vez, él habría hecho lo mismo ante aquellos acontecimientos. Y más, como era el caso, si la fuerza de la juventud le hubiera hecho hervir la sangre ante las flagrantes injusticias.

Los días transcurrían tranquilos en Sherwood. Pero los enemigos de Robin Hood no descansaban. Habían abandonado el plan de la incursión en el bosque tras ser liberado Much. Esa acción, si fallaba el factor sorpresa, estaba condenada al fracaso.

-Señores, debemos emplear la astucia para capturar a Robin Hood. No debemos entrar en Sherwood, sino intentar que ese bandolero salga de allí -dijo Hugo de Reinault.

-Ha salido muchas veces y no hemos conseguido nada -dijo Ralph de Bellamy-. Debemos llevar a cabo nuestro proyecto.

-Escuchadme, caballeros. Tengo una idea que puede dar frutos. Como sabéis, Mariana vive ahora en ese bosque. Si logramos apoderamos de ella, él saldrá a buscarla y caerá en nuestras manos. Son amigos desde niños y tal vez lleguen a casarse pronto.

-Debemos evitarlo a toda costa -dijo De Bellamy indignado.

Así es, amigo -continuó Hugo de Reinault . Tengo a dos hombres que simularán unirse a la banda de Robin. Después de un tiempo, aprovecharán cualquier descuido para raptar a la joven y traerla hasta aquí. Robin atacará el castillo para intentar liberarla y nosotros podremos vencerlo. Todas nuestras fuerzas estarán concentradas aquí. ¡No fallaremos! Seremos más que ellos.

Todos los caballeros se convencieron del plan urdido por Hugo.

A los pocos días, los vigilantes de Robin encontraron, en uno de los caminos lindantes al bosque, a dos hombres tendidos en el suelo. Los recogieron y los llevaron ante el padre Tuck para que los reanimara Cuando se recobraron, los desconocidos contaron que habían sido torturados por hablar bien de Robin Hood.

-Aceptadnos en vuestra banda, señor -suplicaron los dos hombres-. El señor Robert de Reinault nos matará si volvemos.

Los desconocidos fueron aceptados. Se les advirtió que durante un mes estarían sometidos a vigilancia y, si su comportamiento era satisfactorio, acabarían siendo miembros de pleno derecho.

La conducta de los hombres durante ese tiempo fue intachable. Según lo previsto, dejaron de ser observados y comenzaron a moverse libremente por el campamento.

Un día que Mariana volvía con el padre Tuck de una aldea cercana de ver a un enfermo, los dos traidores se abalanzaron sobre ellos. Ataron y amordazaron al padre Tuck, y raptaron a Mariana

La traición produjo un gran dolor entre las gentes de Sherwood. Nunca les había sucedido nada igual. Pero estaba claro que los enemigos de Robin utilizarían cualquier arma contra él. Además, eran muy ricos y podían pagar a gente que actuara por dinero.

Robin reunió a todos sus hombres. Ya sabía que Mariana se hallaba en el castillo de Hugo de Reinault, como antes había sucedido con Much y Richard At Lea. Debían trazar minuciosamente el plan que les permitiera conseguir su liberación.

Estaban discutiendo cómo realizar el ataque al castillo, cuando los vigilantes advirtieron que un caballero se acercaba al galope.

A los pocos minutos, un misterioso caballero apareció ante ellos. Robin sujetó las bridas del caballo.

-¿Quién eres que te interpones en mi camino? -preguntó.

-¿Acaso no sabéis que en Sherwood no se puede entrar sin mi autorización? ¿Por qué habéis elegido este camino?

-¿Me encuentro frente a Robin Hood y los suyos? Me habían advertido sobre este peligro, pero deseaba conocerlos y conocer las razones que les han llevado a enfrentarse a los normandos.

-Pero vos lleváis escudo y armas normandas -dijo Robin, muy impresionado por la misteriosa figura y por la seguridad de su tono.

-Lo soy, joven. Pero no debes considerarme un enemigo por el momento. Deseo conocer los motivos que os han llevado a enfrentaros al príncipe Juan. Si me parecen razonables, podéis contar conmigo. Si no es así, os combatiré.

Durante algunas horas, Robin contó su historia al desconocido. Éste escuchó con gran atención y después pidió a Robin que le dejara descansar un rato para meditar su decisión.

-Os ayudaré -anunció el caballero poco después-. Vuestras razones me han convencido. Estoy a vuestras órdenes.

Todos aplaudieron calurosamente y Robin expuso el plan que había ideado para liberar a Mariana.

-Algunos entraremos en el castillo por el pasadizo secreto. Desde el sótano subiremos hasta la habitación en la que se encuentra Mariana, y Much será el encargado de ponerla a salvo. A continuación, haremos bajar el puente levadizo para que entréis en el castillo todos los demás. Debemos conseguir prender fuego al castillo y dispersar a todos los soldados. Sólo así viviremos tranquilos y en paz durante algún tiempo.

Esa misma noche iniciaron la arriesgada operación. Robin, Much y algunos hombres más entraron por el pasadizo hasta llegar a los sótanos del castillo. Pero el carcelero se puso a gritar y dio la voz de alarma. Lograron amordazarle y subieron al piso superior. Allí encontraron a cuatro guardias, alertados por las voces. Se inició un breve combate, suficiente para que los ruidos llegaran a oídos de Guy de Gisborne. Éste corrió a la habitación de Mariana y se encerró con ella dentro.

El contratiempo hizo que Robin tuviera que improvisar un nuevo plan. Dos hombres quedarían ante la puerta. Much trataría de alcanzar la ventana del aposento de Mariana para intentar entrar. Él y los demás hombres se dirigirían hasta el puente levadizo.

Al cruzar el patio, Robin y los suyos tuvieron que enfrentarse a veinte soldados bien armados. Los redujeron con bastante rapidez y comenzaron a hacer descender el puente para permitir la entrada de los demás. En ese mismo momento aparecieron ante ellos los hermanos Reinault y Ralph de Bellamy escoltados por un grupo de soldados. Todas las fuerzas del castillo estaban allí concentradas.

Se libró un encarnizado combate en el que murieron los tres caballeros y muchos de sus soldados. Otros emprendieron la huida ante el arrojo de Robin y sus hombres.

Faltaba ahora la liberación de Mariana. Se dirigieron hasta la estancia en la que Guy de Gisborne se mantenía pertrechado. A través de la puerta, Robin pidió al caballero su rendición.

-¡Dejadme salir o acabaré con Mariana! -dijo.

Pero, en ese momento, Robin era informado de que Much estaba a punto de introducirse en la habitación. Dio la orden de que lo hiciera justo cuando De Gisborne abriera la puerta.

-Está bien. Nada podemos hacer. Vos ganáis -dijo Robin.

Se abrió la puerta. Apareció De Gisborne escudado tras la joven. Entonces, Much hizo prisionero al cruel barón.

La alegría de todos fue inmensa. Pero entonces, De Gisborne se revolvió contra Much, y éste no tuvo más remedio que utilizar su espada. El caballero quedaba mortalmente herido.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Capítulo 12 (RH)   Vie Jun 05, 2009 1:32 pm

Much asesino??¡Venga ya!!Con esa carita que tiene en la serie de no haber roto un plato!! What a Face
Volver arriba Ir abajo
lady_natali_hero
Incondicional de Jonas
Incondicional de Jonas
avatar

Cantidad de envíos : 205
Fecha de inscripción : 28/05/2009
Edad : 26
Localización : En un lugar de su corazón

MensajeTema: Re: Capítulo 12 (RH)   Vie Jun 12, 2009 6:09 pm

xDDD
Completamente de acuerdo contigo Karen....Much??Tiene que ser broma!!

_________________

EN EL AmOR, LO MALo ES QuE sI No ArrIeSgAs NaDa, aRRiEsGaS TOdAVíA mÁs

http://jonas-armstrong.forosactivos.net
http://carlos-ruiz-zafon.forosactivos.net
Volver arriba Ir abajo
http://jonas-armstrong.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Capítulo 12 (RH)   

Volver arriba Ir abajo
 
Capítulo 12 (RH)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 50 Primeras Citas (E&B) ~ Capítulo 4.
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya Ω - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"
» Las Crónicas de Blorch Capítulo 22 "Dib vs Blorch"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Armstrong :: Fan Art :: Relatos-
Cambiar a: