Un foro para dar apoyo al actor irlandés Jonas Armstrong desde España. Totalmente en castellano!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Regístrate en el foro y entérate de todas las novedades sobre este fabuloso actor. Además, podrás compartir con nosotras tus opiniones. Reunámonos fans de Jonas Armstrong!!

Comparte | 
 

 Capítulo 7 (RH)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
VivoDeSueños
Seguidor/a de Jonas
Seguidor/a de Jonas
avatar

Cantidad de envíos : 58
Fecha de inscripción : 29/05/2009
Edad : 27
Localización : Sobre la tumba donde se me declaró

MensajeTema: Capítulo 7 (RH)   Jue Jun 04, 2009 8:10 pm

LA ORGANIZACIÓN EN SHERWOOD

Poco a poco, el asentamiento en el bosque de Sherwood fue adecuándose a las necesidades de los que allí se encontraban. Primero construyeron chozas que les servían de cobijo y, cuando los días se hicieron más fríos, bien entrado el otoño, se vieron obligados a dotarlas de chimeneas para proporcionarse calor

Aun así, las ropas de Robin y sus hombres fueron convirtiéndose en auténticos harapos, y carecían de mantas con las que abrigarse durante la noche.

Robin decidió que había que solucionar este grave problema. Para ello era necesario ir a la ciudad y conseguir lo que necesitaban. Ninguno de los hombres de Robin estaba dispuesto a correr ese riesgo. Preferían seguir soportando el frío y las calamidades que padecían.

-Yo iré a Nottingham -dijo Robin-. Me disfrazaré de mendigo y traeré lo que necesitamos.

A pesar de que todos intentaron disuadirle, Robin estaba decidido y se puso en camino.

Llegó a Nottingham muy cansado. Sólo contaba con un puñado de monedas de escaso valor que había ido consiguiendo como limosna por el camino.

Entró en la tienda de un mercader y allí eligió ropa y calzado para todos. No sabía cómo arreglárselas para pagan Siguió mirando y mirando para darse tiempo hasta que se le ocurriera algo. De pronto descubrió una alfombra que le resultó familiar. Era una gran alfombra del castillo de su padre.

Un montón de recuerdos de su infancia se agolparon en su mente: su madre, su padre. . . Él y Mariana jugando sobre aqueIla preciosa alfombra... No pudo evitar que se le hiciera un nudo en la garganta y que sus ojos se llenaran de lágrimas.

-A ver, joven, son cuarenta libras -dijo el mercader con brusquedad.

Esas palabras sacaron a Robin de su ensimismamiento.

-Le doy estas monedas. Son todo cuanto tengo. Dentro de unos días le pagaré el resto.

-De ninguna manera. Yo sólo vendo al contado. No me fío de nadie.

-De alguien habrá tenido que fiarse, señor, cuando tiene una alfombra que perteneció a una familia a la que yo conocí hace tiempo. Sus bienes están confiscados y, por tanto, esa alfombra ha tenido que ser robada-dijo Robin pícaramente.

Al mercader no le gustó nada lo que acababa de oír. Pensó que aquel muchacho podía ser un enviado del príncipe Juan. Si lo denunciaban, lo ahorcarán. Era mucho lo que tenía que ocultar

-Si esto queda entre nosotros -propuso el mercader a Robin-, te dejo que te lleves lo que has elegido y te regalo esa alfombra

Robin no abrió la boca, y el mercader se vio obligado a seguir ofreciendo cosas intentando satisfacerle:

-Te daré también dos toneles de vino... y... dos sacos de harina.

-¿Cómo podré transportar todas esas cosas? -preguntó por fin Robin.

-Te llevarás ese caballo que está ahí. Pero no me denuncies, por Dios.

-Ándate con cuidado, mercader. La próxima vez puedes correr peor suerte.

Y Robin se fue con un caballo nuevo y con toda la mercancía.

En Sherwood, la alegría desbordó a todos cuando lo vieron aparecer sano y salvo y con aquel cargamento.

Robin colocó la preciosa y lujosa alfombra en su pobre choza. Ahora tendría un recuerdo de su feliz infancia.

Los días transcurrían plácidamente en Sherwood. Cazaban venados y recolectaban frutos pares alimentarse, recogían leña para procurarse calor y, de vez en cuando, recibían la visita de alguna persona del lugar que les traía algo de comida a veces como muestra de simpatía, o pidiendo su ayuda para que intervinieran ante los frecuentes abusos de poder que cometían algunos caballeros.

Cada vez se hicieron más frecuentes las acciones de Robin y sus hombres fuera del refugio del bosque de Sherwood. Se trataba siempre de actos en defensa de vasallos perseguidos por los barones normandos o incluso en ayuda de caballeros sajones, despojados constantemente de tierras y bienes por los ambiciosos secuaces del príncipe Juan.

Dado que Robin y sus hombres se veían obligados a intervenir en numerosas ocasiones, debían organizarse. Aun fuera de la ley, era necesario que todos tuvieran claro cómo actuar en cada caso y qué propósitos perseguían.

Para ello, Robin creyó conveniente poner unas normas que todos cumplieran por igual.

Movido por este deseo, un día Robin reunió a sus hombres y les comunicó sus planes:

-Compañeros, cada día son más las personas que acuden a nosotros en busca de auxilio. Como sabéis, estamos declarados proscritos. Efectivamente, no acatamos las normas del príncipe Juan, ni nunca lo haremos. En cambio, sí acatamos las leyes divinas y las tendremos siempre presentes. Serán nuestra verdadera guía. Nuestro fin ha de ser hacer el bien: socorrer a pobres y necesitados, luchar contra cualquier injusticia, respetar a mujeres, niños y ancianos, y atacar sólo en defensa propia.

Tras los calurosos aplausos con los que mostraron su total adhesión a las palabras de Robin, todos los hombres juraron cumplir aquellos principios.

Paulatinamente, el número de miembros de la banda de Robin había ido aumentando de manera considerable. Unas veces se unía a ellos algún joven que había presenciado una gloriosa acción; en otras ocasiones eran personas que penetraban en el bosque y pedían ser admitidas y, en todos los casos, eran gentes orgullosas de poder pertenecer al valeroso ejército de Robin Hood.

Entre los numerosos compañeros de Robin, había dos con los que se sentía especialmente identificado: John Mansfield y Much.

John Mansfield, al que todos llamaban Johnny, era un gran hombretón, alto y robusto. Estaba dotado de una fuerza sobrehumana y el mismo Robin había tenido oportunidad de comprobarlo en sus propias carnes.

Fue el día en que se conocieron. Robin, seguido de sus hombres en fila india, atravesaba un angosto puente sobre un río. Por el otro extremo avanzaba un desconocido. Como era imposible pasar a la vez en las dos direcciones, Robin le gritó que retrocediera. El bravo desconocido se negó a ser él quien lo hiciera, y se enzarzaron en una pelea. Robin fue derribado por aquella fuerza de la naturaleza. Aquel hombre era John Mansfield. Huía de los normandos, que le habían despojado de sus tierras, a iba en busca de Robin Hood para unirse a su banda. Su sorpresa fue mayúscula al descubrir que tenía a Robin ante él: el mismo al que había hecho besar el suelo.

Much, el otro hombre de confianza de Robin, era de baja estatura y escasa corpulencia. Lo contrario de lo que significa su nombre en inglés: "mucho".

Robin conoció a Much ante las ruinas de un molino. El hombre estaba con la cabeza agachada y la mirada perdida Robin se presentó. Al oír su nombre, el desconocido reaccionó y, entre lágrimas, le contó que soldados de Ralph de Bellamy llegaron en busca de trigo. Les dio cuanto tenía. Pero les pareció poco y le acusaron de estar guardando alguna cantidad para los proscritos. Quemaron el molino con su mujer y sus dos hijos dentro.

Much se sumó a la banda, donde encontró una nueva familia
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Capítulo 7 (RH)   Vie Jun 05, 2009 1:36 pm

Alaaaaaaaaa!!!En esta versión de RH, maltratan a Much a más no poder!!!Pobrico.... ¡Con lo bien k me cae!!Es injusto... confused
Volver arriba Ir abajo
lady_natali_hero
Incondicional de Jonas
Incondicional de Jonas
avatar

Cantidad de envíos : 205
Fecha de inscripción : 28/05/2009
Edad : 26
Localización : En un lugar de su corazón

MensajeTema: Re: Capítulo 7 (RH)   Vie Jun 12, 2009 6:08 pm

Hey!!Pobre Much!!!!!!!En la serie me da pena porque Robin lo deja un poco de lado, aunque es su mejor amigo, pero siempre lleva el papel de sirviente...pero esta versión es mucho peor!!!!!

_________________

EN EL AmOR, LO MALo ES QuE sI No ArrIeSgAs NaDa, aRRiEsGaS TOdAVíA mÁs

http://jonas-armstrong.forosactivos.net
http://carlos-ruiz-zafon.forosactivos.net
Volver arriba Ir abajo
http://jonas-armstrong.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Capítulo 7 (RH)   

Volver arriba Ir abajo
 
Capítulo 7 (RH)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 50 Primeras Citas (E&B) ~ Capítulo 4.
» Lovely Complex Fandub Latino!! Grabando Capítulo 3
» SaintSeiya Ω - Capítulo 43 - ¡Reviven los dioses de la guerra! ¡Atraviesen el ultimo templo! SUBTTULADO
» La Pantera Capítulo 4 "Superada"
» Las Crónicas de Blorch Capítulo 22 "Dib vs Blorch"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Armstrong :: Fan Art :: Relatos-
Cambiar a: